martes, 28 de agosto de 2007

Compra
compra
compra
compra
Compra todo
Tiempo perdido
Silencio
Huellas en vano
y
luego
vende
tu alma
al
primer
mendigo
que pida sobras.


2 comentarios:

  1. Pagas por respirar, pagas por beber, pagas por andar, pagas por poder ir a casi cualquier sitio, pagas para que te defiendan, pagas para que vigilen tu libertad, pagas para poder estar al sol, pagas para poder dormir, pagas para poder comer… y aún así te sigues considerando una persona libre.

    Pagas por leer lo que yo escribo, pago para que tú puedas leer mis textos, y aún así consideras que eres dueño de tu vida y aún así creo que soy dueña de mi vida…


    ¿Qué sucedería entonces si dejaras de pagar tus cuotas mensuales de subsistencia y nadie las pagara por ti? ¿Qué sucedería si vieras que tienes tantos dueños que si en algún momento uno de ellos decidiera no pasarte más sustento te las verías en un apuro por haber optado por una vida de alquiler en lugar de aprender a vivir por ti mismo?

    Pagas por el agua, sea del grifo o de botella, pagas por el aire para que sea frío o caliente, o de vez en cuando para que sea “libre de humos” (Expresión que se vuelve aún más absurda en la ciudad donde no se respira aire si no directamente humo), pagas por andar, pues los pies humanos ya no están adaptados a andar descalzos, y aún menos sobre hormigón, ya sea frío o caliente, donde otras personas con vidas de alquiler se han dedicado a romper en pedazos de su “felicidad” embotellada. Vives “libremente” vigilado, y aún así te crees libre de hacer lo que quieres… Pagas para poder dormir, si no es por cuenta propia es a la fuerza mediante multas…

    Pagas para poder comer, ya que tener un huerto en la ciudad es casi imposible…a no ser que sea pagando…

    Si quieres convivir con algún animal (no humano) tienes que pagar por el y si es humano también…

    Tus datos son controlados como si de un delincuente se tratase para poder pillarte en el caso de que decidas dejar de pagar tus numerosos alquileres, por si decides no pagar y simplemente abrir otros caminos para vivir.

    Pagas por todo, pagas para estar “sano” te atiborras a medicamentos que te empeoran, cuando realmente todo lo necesario está tan a tu alcance que tus “dueños” tienen tanto miedo de que lo puedas conseguir que le quitan credibilidad a sus ventajas.

    Pagas, pagas y pagas, y aunque creas que ya no estás pagando: pagas…

    Pagas si quieres ir al pueblo de al lado, porque ¡no!… ya no puedes ir andando, hay tantas autopistas que no quedan senderos adecuados para el pie del caminante, y vuelves a pagar para que te lleven y te traigan.

    Pierdes la costumbre de andar, de correr, de saltar, de bailar sin música, de correr despacio y andar deprisa.

    Si te empiezas a ver apurado para no pagar la mitad de tus cosas, pagas una pequeña cuantía para poder trabajar para poder seguir pagando todo, lo necesario y lo absurdo, lo inútil y lo imprescindible (agua, aire, comida), te subordinas a un contrato y cuando te das cuenta no eres más que una especie de máquina cuya única función es la de pagar constantemente, obedecer constantemente en definitiva un automata.


    VIVES UNA VIDA DE ALQUILER, CON TODAS SUS CONDICIONES IMPUESTAS POR DIFERENTES DUEÑOS, DIFERENTES DUEÑOS, MENOS TÚ.

    ¡PAGA!¡PAGA!¡PAGA! VIVE TU VIDA DE ALQUILER


    Aunque… quizás haya una manera de salir de ella… quizás haya una manera de VIVIR de nuevo. Probablemente haya una manera de volver a recuperar tu vida.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo aun estoy pagando mi celular...aunque siempre tengo saldo xD !!!! ......malditas ironias.... oh!! ...shit!!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.