lunes, 27 de mayo de 2013

Oriola



Jamás podré olvidar tu nombre.

A veces por la calle me cruzo con tus ojos y es cuando me doy cuenta que tampoco voy a olvidar esa primera vez que nos conocimos en la habitación número 212, la recuerdo perfectamente, porque tu madre te acompañaba aquella vez (y siempre luego) y ambas tenían la sonrisa de algo bicolor y hermoso que siempre se sentía fresco en los brazos al abrir y cerrar la puerta de la habitación

212, donde te instale y luego te dije no temas, es solo una hincadita, y te puse tu primera vía endovenosa y tú nunca jamás tuviste miedo, siempre me hacías caso cuando te daba ese consejo
tranquila linda, no es tan malo

te decía cosas así como linda, reina, mi amor y tu sonreías otra vez con ese tesoro que llevabas en el
rostro y que te quedaba tan entallado y resaltaba aquel atributo tan tuyo del amor

y entonces llegabas una, dos veces al mes y no era fácil te daba fuerte las náuseas y el mareo,
te daba vueltas todo y no podías comer pero siempre tan serena, nuevamente tus ojos llenos de vida cuando me veías, se te abrían enormes al ver los míos abriéndose también de alegría al verte 
porque volvía yo tan pesada a querer decirte linda una vez más, y nuestros ojos tal vez en el fondo veían algo más, no solamente nuestros reflejos incoloros sino algo más, una soledad sucedánea, una alegría jodida y simple, pero alegría al fin y al cabo

y luego me contaron que llegaste mal y yo no estaba, ya me habían despedido del trabajo, y no pude decirte esas cosas de siempre
y te fuiste con muchas ganas de vivir, decían mis colegas,
pero yo sé que te has transformado en una flor o una mariposa de la montaña

Jamás podré olvidar tu nombre
Oriola
tus grandes ojos, tu sonrisa




sábado, 25 de mayo de 2013

po-ema





en noches como esta
un poema se encarga de tomar las valijas y
se sienta a la puerta
mientras un árbol
entrelaza algo extraño
muy debajo
de la tierra.




viernes, 17 de mayo de 2013

Tarde






Nunca me ha gustado despertar tarde pero últimamente me ha pesado despertar
tarde, más que nada, se me eriza algo en los pulmones que no logro describir.
Un dolor, tal vez, o un equívoco placer.
Caminé largo hacia el trabajo y no pude contar el tiempo porque el reloj se me cayó
al agujero negro aquel de tu encantadora imagen barbuda.
Entré al hospital y se me olvidó sonreírle al marcador de entrada.
Qué guapa me veo en las lunas polarizadas de la caja
sobre todo cuando no llevo lentes que me distingan
de esa mancha grande acercándose en silencio.








miércoles, 15 de mayo de 2013

Frivolidad






La vida disipada en la clandestinidad no es nada menos frívolo que la que pulula en la extravagancia de lo que se grita a voces. Ambos límites conocen el goce y la desdicha pero cada uno en distintas materias, a distinto volumen también.
Me he despertado las últimas mañanas con un libro al lado y he leído entre líneas por primera vez. También he aprendido a mentirle a esos libros y a traspasar con mi corriente astucia su halo de razón. De hecho esos autores nunca se equivocan, solo han aprendido a tomar atajos.
Quiero entenderlos y quiero saber por qué son casi las doce del medio día y no me atrevo a sacar un pie fuera de la cama, tal vez por temor a caer en aquel abismo de frivolidad.










 


domingo, 12 de mayo de 2013

Recordando a Chuck




Siempre he dicho que mi niñez no fue la mejor de todas, de hecho me he tomado el atrevimiento de tildarla de triste o patética, a diferencia de mucha gente que conozco.
Pero de todas maneras hay cosas, pequeños atisbos de alegría, que nos dejan un pequeño recuerdo agradable.
Hoy mi sobrina Paula me preguntó qué programas veía yo cuando niña y quiso también que le haga un breve resumen de cada uno de ellos. No eran muchos, pero recordé, entre otros, uno muy especial.
Recordé a Chuck Norris. Missing in action es una de las películas que más se me quedaron en la memoria. Fue rodada en el año de mi nacimiento (1984) y la vi cuando tenía masomenos 6 o 7 años. 


Recuerdo mucho la escena cuando Chuck Norris es aprisionado y maniatado, y le colocan en la cabeza una bolsa de yute muy gruesa con dos ratas adentro. Entonces un subersivo amarra la bolsa con los roedores al cuello de Chuck y de pronto se ve como comienza una pelea sin tregua entre las ratas y la cabeza de Chuck. Al cabo de un minuto comienza a correr sangre y uno piensa que bueno, eran dos ratas grandes y fuertes, ni modo RIP, pero de pronto retiran la bolsa y sale Chuck Norris victorioso con los dientes llenos de sangre. 

No sé qué tipo de consecuencias pudo dejar en mi este tipo de películas pero... a que no eran bien divertidas?





viernes, 10 de mayo de 2013

El gallo




Desde donde estoy puedo ver su cresta roja y moqueante, 
paralela al guano, 
al césped enguanado. 
El gallo se mueve con todo el paisaje. 
Si el gallo camina, caminan 
los árboles de eucalipto, 
las chozas, 
los enfermos caballos. 
Si el gallo canta se escucha 
también, y al unísono, 
un silbido, 
tal vez el único silbido del caserío, 
tal vez los unicos carrillos, 
los únicos labios, 
los únicos dientes, 
la lengua única. 
Cuando los hombres trabajan 
el campo el gallo 
inclina un ojo que bosteza, 
o que en el peor de los casos 
juzga. 
Y yo, desde mi quebradiza ventana, 
veo su cresta, 
desde mi huidizo puerto satelital 
olfateo su roja cresta, 
desde mi espacio de grito panadero, 
persigo la frondosa cresta 
de niebla roja 
que se pierde dentro de la tarde.




lunes, 6 de mayo de 2013

Calientita, chocherita... Las pingüinadas de los Pingüinos





El pingüino es una de las aves más singulares que habitan el planeta Tierra. Su singularidad consta, entre otras virtudes, en estar completamente desposeídos del don de volar. Contrario a lo que pueda pensarse con la agudeza de la mente humana, la ausencia de la capacidad de movilizarse aerodinámicamente brinda a estas aves el tiempo necesario para dedicarse a otros placeres, sino banales, trascendentes. Tal es el caso de los pingüinos que habitan el área subcentral del Polo Sur, quienes vienen dedicando los últimos trece años en perfeccionar técnicas de meditación tan antiguas como el Klapluklan, Tost o Beartic. Este es el motivo por el que conseguir un efectivo maestro en Meditación (obligatoriamente pingüino) se ha vuelto una tarea bastante difícil, así como costear los gastos que demandarían la travesía y los caprichos sucedáneos del Maestro a tratar.

Por otro lado, uno de los sucesos que mejor conmoción están causando en el mundo animal y aún más en el condado Pingüino del Norte, es la reciente formación de una resistencia Masculinista denominada por ellos mismos “Por y para el Pingüino”, que viene incrementado su número de adeptos cada mes, y cimentándose con gran fuerza en todo el Polo Norte. Uno de los dirigentes entrevistado hace poco antes de iniciar una huelga pacifista, refirió que no solo pretenden hacer valer por primera vez los derechos de los seres masculinos de su especie, sino darle un giro de ciento ochenta grados a la realidad para situarse al otro extremo que tanto vienen idealizando desde que lograron establecer contacto con otras especies que ejercen el masculinismo hace miles de décadas, como los simios, felinos e incluso algunos insectos mayores.

Esperemos por supuesto que el sol brille para todos y que estos cambios no sirvan sino para la permanente evolución de nuestras especies.

Informó Lula, la Suricato, para Radio Madagascar. Semestralmente, la mejor información!