jueves, 17 de febrero de 2011

Otra versiòn.

Ayer estuvo en mi cuarto por primera vez. Entró bastante tarde, como a las dos de la madrugada, aunque esa hora puede que también sea bastante temprano.
Estaba sin zapatos, pude sentirlo caminar hacia la puerta. Lo curioso es que sólo sentí los tres pasos más cercanos, como si una nave extraterrestre se hubiera encargado de dejarlo exactamente en mi cuarto, posibilidad bastante difícil sabiendo que un monstruo nunca sabe a dónde ir.
La puerta se estremeció por un segundo cuando tomó del pestillo con su peluda mano. Giró hacia la derecha, empujó con suavidad. Había cierto desnivel en el marco que terminó sorprendiéndolo. Aún así, siguió su cometido.

3 comentarios:

  1. Hola Fermina,

    me gusta lo que dices; pero me gusta más el título (incluída, no sé si error o errata, la tilde grave sobre la o). De hecho, me agradan siempre las "otras" versiones.

    Además, si siguió su cometido (por la "versión" que fuera), entonces mejor.

    Saludos,
    Jorge

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, excelente!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.