lunes, 23 de agosto de 2010

Si yo odiara ser mujer tal vez no me encontrara aquí escribiendo. Es fácil describirse como ser humano pero es todo lo contrario cuando se trata de describirse tomando como pauta principal el género. Lo que quiero decir con esto es que es bastante difícil describirse a si mismo puramente, sin verse influenciado por la mecánica biológica del género, y a pesar de ello escribir sobre uno, ya sea hombre o mujer. No podría afirmar que un grupo o el otro tiene ciertas habilidades de las que el otro carece, me faltaría un buen conocimiento para sostener mis manifiestos. El punto aquí es empezar de cero. Particularmente, mi cerebro vivió dormido la mayor parte de mi vida y esto no se lo adjudico al estilo de crianza que me dieron: es un hecho del que me siento totalmente responsable. Pero volviendo al tema de nosotras las mujeres, tengo ahora la mayor necesidad de afirmar que no odio ni persigo nuestro género, más bien me inclino a pensarlo con el mayor positivismo o idealismo objetivo.
Me desvela la duda de verme a mi misma con un ser asexuado.

3 comentarios:

  1. Y es una buena reflexión ¿quien es uno en verdad? es una pregunta difícil de contestar...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.