viernes, 6 de agosto de 2010

Para Carolina.

Para Carolina
de mi amor profundo
dos ríos:
Amazonas
Ucayali
Dos ríos
de verano.

Para Carolina
la habitación de Kafka.
Los sueños dorados
de una rota
máquina
de escribir.

Para Carolina
los tibios racimos
de uva
que ha parido
la noche
debajo
de las sombras verdes.


4 comentarios:

  1. Huele a selva salvaje este poema a la vez que kafka y esa màquina nos sumergen un el surealismo.

    ResponderEliminar
  2. !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Bonito regalo Fermina, me agrada cómo vas manejando un tema en cada párrafo, intuyo que cada pasaje tiene relación con Carolina.
    Te envío abrazos ;)

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.