miércoles, 17 de marzo de 2010

Tu neurosis




A menudo te persigue un deseo constante de cambiar los muebles de la sala. No te entiendo, te ves totalmente paranóica. Y eso que usualmente la gente piensa que eres la chica más educada, la más decente, tal vez. Pero a toda esa bola de ineptos les pediría que se queden un sólo día contigo en casa, un día completo. Tu aire los asfixiaría. Con razón decidiste casarte así, de buenas a primeras, conmigo. Te morías por salir de casa, mejor dicho, tu familia se moría por estar sin ti. Me da risa, sabes? Pero esto no es una conversación directa, es una carta y por tanto no puedo reírme en ella. Pero me encantaría que escuches mi risa, agudísima como la de una hiena. Perversa, tal vez. Yo no debería reirme, debería mas bien sentarme a pensar en qué hacer ahora que todo se puso tan malo contigo. Digo "contigo" porque yo estoy bien, completamente sano y normal. Tú eres la que quiere cambiar los muebles de la sala a cada rato con esa patraña de las energías, el Feng Shui, la pata de la cabra, en fin, tanta mierda junta, que me da igual. Pero me amarga la existencia la actitud absurdamente existencialista con la que miras las cosas alrededor de la casa. Quieres comerte al mundo en un segundo, quieres devorarme a mí también. Eso sí, recuerda que a pesar de todo no soy tuyo, podremos estar casados pero suficiente con estos meses para darme cuenta que estás completamente loca. Si te pedí que te fueras de la casa, es porque yo fui quien la pagó, y por tanto es mi propiedad. No sé qué será de ti, tal vez estés con alguna de tus amigas... aunque sé que no tienes ninguna. Qué será de ti? Estoy sentado en el piso de nuestra habitación. Recuerdo que preferías sentarte en esta alfombra para oir LA música, como solías decir, como si fuese un inquilino más en nuestro espacio. En ese entonces comíamos pan de pasas y canela todos los días, y me intoxiqué un sábado por la noche, antes de ir al cumpleaños de tu mamá. Casi me matas, te enojaste horrible. Me hiciste varias, qué vergüenza! Unas semanas después de eso, y con otras cositas más acumuladas, me dije a mi mismo... Mi mismo, no puedes aburrirte un segundo más. Es que, si alguien más supiera mi caso, nuestro caso, me daría la razón, se daría cuenta lo terrible que es vivir con una mujer que habla tanto, que lee tanto, que a veces está callada por mucho tiempo, que odia dormir abrazada, que puede vivir semanas cocinando sopa de pollo todos los días, que que que .... hay tantas cosas más... eres tremendamente desesperante y aburrida, Silvana. Lo único que extraño de ti es tu forma de quererme, pero igual, hay tantos peces en el mar...




13 comentarios:

  1. Qué carta tan fuerte, no me gustaría recibir una así y sobre todo porque sé que tengo tela de dónde cortar, mucha tela, también soy medio especial con el orden, la estética y cosas así, ojalá y logre superar eso para no provocarle un sentimiento de este tipo a la persona que me escoja para ser su compañero de toda la vida.
    ABrazos fermina ;)

    ResponderEliminar
  2. Oye qué fuerte... pero créeme que alguna vez he estado así con alguien, y sin necesidad de casarme... le escribí y dije muchas mierdas... créeme que he podido hasta sentir el olor a sudor de ese desgraciado mientras escribe la carta... se me antoja de cabellos rizados pegaditos a la cabeza, huele como a sudor amargo y desodorante a punto de dejarlo... usa lentes como el del brother de arriba, pero tiene barba mal afeitada, está en BVD y escribe con una media sonrisa en la cara... No sé, pero el relato está muy colorido, muy sensual, exhuda rabia... está muy chévere Mandarina

    ResponderEliminar
  3. Olvidé decirte que la frase "Eres tremendamente desesperante y aburrida (...) lo único que extraño de ti es tu forma de quererme, pero igual, hay tantos peces en el mar"... es... es... mierda!... no sé qué es, pero duele mucho...

    ResponderEliminar
  4. Ah! lee "DIEZ" que es para ti...

    ResponderEliminar
  5. También alguna vez me dijeron lo mimso...pero con palabras diferentes:
    "Eres un hielo Fernanda, no sientes nada, eres fria y seca, estoy harto de ti, yo ya no siento nada"...
    uuf...
    pero que le hacemos..¿?
    si no les gusta, nimodo...asi somos =)
    aunque no sea un hielo
    ni tu una insoportable
    nada les hara cambiar de opinion xD
    un abrazo...

    ResponderEliminar
  6. Todos coincidieron en lo mismo...
    y vaya que si fue fuerte.
    pero quien es el loco
    sino mas que el...
    jajaj..

    ResponderEliminar
  7. Valla!!! Cuantas emociones en explosión!! Jajaj, muy buena carta. Nunca me ha ocurrido, y espero ue no me suceda, tan solo de haberlo leido me consterno.

    ¡¡Muchos saludos Fer!!

    ResponderEliminar
  8. Sí, patético. Espero que Silvana no reciba ese tipo de comentarios, se lo deseo de corazón.

    Por otro lado, se le podría dar algo de crédito al tipo no? Digo, tal vez no se equivoque...

    Quién sabe...

    Gracias a todos por visitar este lugar!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:27 a.m.

    "si no les gusta ni modo" que estupida esa Zapata, de hecho ke ni modo no lo(s) queria(s), so co...sa.

    ResponderEliminar
  10. Ya habia notado algo raro en ti cuando fui a Chiclayo con Harold... loca!

    ResponderEliminar
  11. I am the one who really miss you

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.