miércoles, 27 de agosto de 2008

Yo no quiero ensayar ni mucho menos interpretar otra realidad más que la mía propia. No quiero turbar la inextinguible inquietud popular con hondos paradigmas ajenos a mi. Y con esto no digo que meto en el triturador de papel a todo lo demás, al contrario, como símbolo de hermandad lo celebro y lo engullo, y trato de sentirlo como mío también. Aun así, sé que el espacio para salir adentro de ti, jamás se acabará. Hablar de más es hablar de todo lo demás, habiendo todavía tanto por descubrir aquí dentro. Y sé que todo lo que digo se aleja de lo objetivo, porque solo es mi opinión egocentrista y porque la realidad es objetiva y yo no quiero ser parte de ella. Yo quiero ser parte de mi ilógica irrealidad, desde el día en que decidí no ser más oveja de un silencioso y multicolor rebaño y convertirme poco a poco, no en león, sino en su rugido, que por ser sonido lo siento más libre de las ataduras de un cuerpo material. Sin embargo, no soy libre porque haya nacido aquí o allá, sino porque tomé en cada una de mis manos al amor y al temor, y balanceándolos con ternura, decidí dejar al temor en un planeta olvidado, talvez junto a algún apostador, a un valiente o a un borracho. Pero nunca más junto a mi mundo. Mío, solo mío. Abandoné al temor y huí con el amor solamente, para que se transmute, para que cuelgue de los árboles, y siempre que madure o haya viento fuerte, caiga por gravedad. Decidí tratarlo como a un hombre sabiéndolo sentimiento, no por soledad sino por la firme convicción de darle forma y fondo a la única fuerza que hace cambiar de parecer a la fornida terquedad que me caracteriza.
Opté por la inclusión de revelaciones tardías a mi vida, opté por el verbo ser con un añadido positivo, y opté por perdonar. Ahora puedo decir que el sonido del viento es un león que me pide ser devorado, a cada momento, por la vida.

4 comentarios:

  1. Que lindo ha de ser tener el alma tan jovial a los 23... debes de ser la chica con más suerte del mundo... me recuerdas a mi hace un par de añitos... ''nostalgia''... y divino pasado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:54 p.m.

    Que lindo ha de ser tener el alma tan jovial a los 23... debes de ser la chica con más suerte del mundo... me recuerdas a mi hace un par de añitos... ''nostalgia''... y divino pasado.
    Saludos

    plop!! ( sin comentarios ) PERO EN FIN .. VIVIR FELIZ NO ES NECESARIAMENTE SIEMPRE ESTAR CONTENTO ..
    yo se que me entiendes fermina.

    ResponderEliminar
  3. A pesar de todo, no se si realmente es bueno estar contento.. no se si todo lo que pienso es realmente lo que pienso..

    Solo quiero descansar un poco..

    Yo se que te entiendo, florentino.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.