lunes, 18 de agosto de 2008


Y cuando el teléfono sonó

el dinosaurio ya había colgado..

una historia más

se había acabado..

9 comentarios:

  1. Cuando el teléfono sonó, la ginolopitecus ya había salido, si es que no se había extinto.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:07 a.m.

    Te prohibo lastimarme
    te prohibo el corazón
    te prohibo amarme
    asi me pidas perdón
    te prohibo las caricias
    te prohibo la pasión
    te prohibo que me mires
    a los ojos sin razón y nooooo...

    no vuelvas a buscarmeeeeee,
    ni a enamorarme,
    no vuelvas a decirme,
    que me amas que quieres,
    tu vida entregarme,
    te prohibo tocarme,
    te prohibo amarme,
    te prohibo y te niego mi nombre
    volver a borrar....
    te prohibo olvidarme....

    America!

    ResponderEliminar
  3. Abstenerse de canciones chichas, por favor...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:49 p.m.

    ringgg!!!!!!!
    alo con el adivino!!!!!
    QUIEN HABLA?

    ResponderEliminar
  5. alo?
    eres tu?

    no.. soy ella...

    ResponderEliminar
  6. Lo nuestro duró
    lo que duran dos peces de hielo
    en un whisky on the rocks...

    =)!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:49 p.m.

    no tomo LO SIENTO

    ResponderEliminar
  8. Seguiré paseando por tu blog, que loco la metáfora de los peces y el hielo.

    ResponderEliminar
  9. no se me ocurrió a mi.. sino a Sabina..

    Saludos y gracias por la visita.

    =)

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.