sábado, 18 de septiembre de 2010

...




Cada noche ella se disfraza de duende. Mete un pie, mete el otro dentro de una bolsa.
Te diré que esta bolsa es de un material suave como el terciopelo o la pana,
suave, viscoso, redondo, motriz, inflamable
im
per
cep
ti
ble
como la luz cuando recién
amanece.
Es lo bastante grande también como para que dentro quepa un hombre y medio,
grave problema.
Se disfraza de duende y entra a la bolsa.
Aquella suave y grande.
En el borde izquierdo, una mancha.
Y pretextos.



2 comentarios:

  1. Anda, la bolsa explica porqué no percibimos a los duendes ¡¡alta tecnología mitológica!! ;)
    Aunque por otro lado, percibo frases metafóricas en tus palabras...

    ResponderEliminar
  2. lo mismo digo, aqui se esconde tanto o mas de lo que se dice.uhm...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.