miércoles, 12 de agosto de 2009

A mis amigos



Los amo a todos, aunque no me amen. Muero por ustedes y por verlos felices, por matarnos de risa juntos escuchandolos reir y balbucear estupideces de lo que paso ayer o la semana pasada, cuando se sintieron heroes de lo ajeno, si, porque no hay que ser ladrones para robar, sino simplemente existir para si mismos: eso constituye una clase de robo, a mi parecer.
Los amo con locura y en demasia, y suspiro por sus vidas intranquilas que no me miran, que me alejan mientras continuan hablando y enloqueciendose a ustedes mismos. Es cuando mi ojo derecho se convierte en una abeja zumbadora que no quiero dejar de mirar nunca jamas porque amo a los animales, viviria y moriria para ellos, para dormir las horas obervandolos, convirtiendome en tunel, en bala, en fuego.
Pero a ustedes los amo mas, y se hace corto el tiempo y el espacio para gritarlo o para tallarlo en una piedra de esas occidentales que dizque te dicen tu vida y tu futuro. Me vuelvo sombra y abismo de luz para ustedes, para que tengan donde caer cuando cuando suben tan alto que no pueden verme, no pueden distinguirme, y yo agito las manos pidiendoles un grano de arena del vasto mar de sus celulas, y ustedes solo quieren un camino a la casa y dormir, y contar ovinos de una granja que odio tanto.




14 comentarios:

  1. AY no se! lo siento tan enternecedor este post que me da cierto escalofrio reconfortante, yo a veces odio a los ovinos, sobre todo si hay que contarlos. :)
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  2. Me remitiré a mi precaria memoria.

    Sí, esa misma que se olvida las llaves de casa y que a las tres de la mañana, medio ebrio, suplica para que le abran la puerta. Sí, la misma desgraciada que se olvida de los cumpleaños, de los aniversarios, de los detalles. Sí, la primitiva que me hace olvidar los versos en el momento exacto en que intentaba parafrasearlos, la anécdota justo en el momento crucial, el hilo de la conversación en el momento menos indicado... ¿de qué estaba hablando?

    Ah, sí... me remito a mi memoria...

    Entonces yo en mi inmensa impertinencia,dije algo como:

    - Entonces ¿qué es lo que le quita la depresión?

    Y usted responde con una ternura cibernética capaz de embelesar al más incauto de los excribientes:

    - Escribir, comer, conversar.

    He aquí mi respuesta, a modo de comentario de su reciente entrada:

    "...pues me ofrezco para que escriba, sobre mí, para mí, de mí o por mí; para que coma, conmigo, enmigo y contigo; para conversar de usted, de mí, de ellos, de somos, de nosotros y de otros..."

    Por supuesto que no es del todo preciso, usualmente la memoria me traiciona, y la angustia también...

    ResponderEliminar
  3. oh girrrrrllll

    ffffffffffffffffffffff

    girrrrllllllll

    puedo sentir todo alucina

    ResponderEliminar
  4. Yo no amo a todos y tampoco elos me aman.
    Nunca entendi como uno puede contar ovinos para dormir. Si cuentas entonces como duermes?
    Cosas inexplicables de la vida?

    ResponderEliminar
  5. El dictado sincero del corazón...una nube que desciende y se eleva, que se estrella y vueve a volar...una nube que se desvanece en unas cuantas lágrimas y todo cambia paso a paso...en silencio...

    ResponderEliminar
  6. Hay comentarios que no aparecen aun aprobados.... por que?

    ResponderEliminar
  7. mierda tìa esto es literatura de filo conmovedor

    ResponderEliminar
  8. gracias por pasar por mi blog xD

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:48 p.m.

    a verch , q bueno decir , q tambien yo soy asi, doy la vida por mis amigos aunque ellos muchas veces no ,lo aprecien.
    bueno silvanix sigue escribiendo y compon una cancion para mi pues!!!!!!!!!!


    mirna palacios ruiz

    ResponderEliminar
  10. yo mis todos te amamos tambien.

    ResponderEliminar
  11. Tu corazón me parece trémulo y extraño, es decir, bello...

    ResponderEliminar
  12. tu crees? de todas maneras gracias por darse su vueltita por aca.

    ResponderEliminar
  13. ohh.. tanta ternura q linda :D

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.