sábado, 8 de noviembre de 2008

Principito




El presente es este en el que me aplasto en la carpeta para esperarte y nunca llegas... miro obstinadamente la puerta marrón del aula.. esa pequeña ventana en el centro, tras la cual imagino tus ojos traspasándolo todo, cualquier tipo de materia. No hay nada allí y me desespera el imaginar un día mas sin ti.. mi mente se pone en blanco y comienzo a sudar.. realmente no sudo pero siento que voy a empezar a hacerlo porque me duele el pecho y parece que el corazón se me escapa ya no sé por donde.. miro de nuevo hacia la puerta que se abre.. es otro alumno.. puta mare, pienso.. toda la tarde estuve pensando en ti, en tus ojos, en tus dientes, en el rosadonaranjado de tus mejillas.. en tu manera de observar todo con tanta indiferencia.. esa manera tuya de ser.. tan linda y tan precisa a tu edad.. tu edad.. me mata tu edad.. pero a la vez no me importa porque mi interés va más allá de tu edad o cualquier aspecto superficial de tu vida.. yo solo quiero verte y hablarte una vez más y luego morir.. si, morir.. eso solo bastaría para morir en paz, mirar aquellos ojos abriéndose.. esos dientes sonriendo como si cada uno de ellos tuviera una boca con mas y mas bellos dientes.. me alucino tremendamente contigo porque parece que no fueras humano, parece que hubieras bajado como un rey soberano extraterrestre de su linda y perfecta nave espacial.. eso.. me recuerdas al Principito, sí, al francés.. eres un principito, un reicito.. un todo magnificado en pequeño.. no quiero imaginar como seras de grande.. oh Dios mío.. eso sería mucho para mi.. tendría que estar ciega para poder mirarte porque podría desmayarme si te veo.. podría perder el sueño para siempre o parar en un manicomio.. podría perder la razón con aquella inimaginable belleza tuya.. Son mas de las 5 y no llegas.. ya estoy perdiendo la fe.. solo cierro los ojos y recuerdo la semana pasada cuando hablábamos mientras comíamos aquellos dulces que tanto te gustaban, y que sé traías para complacer mis caprichosos gustos.. aquella tarde, antes de clases, me llamaste varias veces al celular porque pasaban los minutos y yo estaba retrasada.. te soy sincera, no pensaba ir ese día pero el deseo de verte era más fuerte.. y más aun si te dabas el lujo de llamarme.. no importaba nada.. solo tu sonrisa.. Sabes?.. ese libro Del Amor y Otros Demonios, siempre me hará recordarte.. es uno de mis favoritos.. alguna vez te lo dije.. también te dije que no me importa que tu mama sea casi de mi edad, ni que sufras de asma, ni que te lleve casi 15 años.. no me importa nada...te lo dije siempre.. te esperaré..
Pero no vienes y yo ya me desanimé por completo, porque había prometido hacer el pasado a un lado y solo mirar el presente, y mira qué tenemos, mi presente es una hábil obsesión con el pasado, un sucia treta de mi mente supuestamente dispuesta a olvidar.. pero no a ti.. a ti no porque no puedo y porque no quiero, y porque ahora que lo veo todo tan hostil y gris, tan sombrío, tan emo, tan adulto, tan sin ti, ahora quiero esperar si es posible la eternidad para verte otra vez, y así me deslumbres con tu juventud y belleza, y así me mate de la impresión, y así mi torpe corazón no aguante un día de tanto imaginar y se crea sus propias mentiras piadosas...


5 comentarios:

  1. Eres una Humbert Humbert invertida

    "Del amor y otros demonios" y "El Principito"

    dos libros sumamente . . . sumamente . . . sumamente . . . sumamente . . . sumamente . . .

    ResponderEliminar
  2. qué es una Humbert Humbert invertida?

    ResponderEliminar
  3. zambitaloca10:00 a.m.

    pillina!! ya se pa kien es..ummm! buena eso de emo los respetas jjajaja bien muy lindooo!

    ResponderEliminar
  4. Humbert Humbert era el tío templado de Lolita en la novela de Nabokov

    ResponderEliminar
  5. pues tendré que leerla para entender

    =)

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.