miércoles, 8 de febrero de 2006


Gracias a ti ha vuelto a nacer la semilla que el odio habia enterrado, oscuro silencio vivia aquella, sin la luz tenue de la vida que le haga sufrir y gozar a la vez.
Gracias a tu existencia, los horizontes lejanos, inalcanzables y majestuosos ante mi, ahora los siento mis hermanos y puedo casi ver que los toco apaciblemente y ellos me devuelven alegres una carcajada de naturaleza.
Tambien gracias a ti existo yo. Los soplos violetas en mi cuerpo cantan un himno diariamente eterno a tu existencia, se regocijan junto a mi alma desde el dia de tu nacimiento.
Mas, el callar ahora, es mi credo. Soy un arbol que espera con resignacion y paciencia los golpes del leñador. Golpes, cortes, que aunque duelan y maten, daran vida a algo mas.
Pariran a la eternidad.
¡Cuantos seres humanos existen! Y yo aqui esperandote.
Tanta niebla en un barco de origami.

2 comentarios:

  1. soy soy soy...
    algunas personas se olvidan q ya no son y siguen poniendo piedras en los zapatos..:S
    cansense pues!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:15 a.m.

    ".....tanta niebla en un barco de origami"

    :P, que bonita frase xd!!! ^.^V
    atte: david

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.